La comida que hay que comer antes de acostarse

El saber popular nos indica que no debemos comer antes de acostarnos, pero eso no necesariamente es cierto. El mito de que los alimentos que se consumen antes de irse a la cama se asentarán en su estómago toda la noche y que esto promoverá el aumento de peso es en realidad falso.

Y tampoco es probable que no pueda dormir por los esfuerzos que su cuerpo hace en la digestión; después de todo, durante el día usted puede hacer todas sus otras actividades mientras digiere.

Ahora algunos dietistas recomiendan que continúe y adquiera el hábito de tomar un refrigerio saludable a la hora de acostarse a fin de mantener los niveles de azúcar en su sangre estables y proporcionar la energía necesaria para seguir quemando grasa y reconstruyendo los músculos durante toda la noche.

Comer antes de dormir también puede ayudarlo a conciliar el sueño. Los sentimientos de hambre y el antojo de comida pueden ser incómodos y molestos lo cual puede mantenernos despiertos.

Dicho esto, los alimentos equivocados antes de acostarse nos pueden causar problemas. Pero mientras haga una buena elección, no hay razón para no tomar un pequeño refrigerio a la hora de acostarse. Las siguientes son las cinco mejores opciones para un refrigerio nocturno.


1. Plátanos

Los plátanos son un gran refrigerio para la hora de acostarse porque contienen altos niveles de magnesio y potasio, que funcionan bien juntos para relajar los músculos. También contienen mucha vitamina B6, la cual ayuda en la producción de serotonina, la hormona que induce un sentimiento de paz y la melatonina, la hormona que induce el sueño.

Los plátanos también tienen una dosis saludable del aminoácido triptófano para apoyar aún más la producción de serotonina y melatonina. Todo eso y la cantidad justa de dulzura para calmar el ansia de azúcar, hace que los plátanos sean una excelente opción para antes de dormir.


2. Almendras

Las almendras son un gran tentempié para poder lograr de 6 a 8 horas de sueño porque son ricas en grasas saludables que tardan un tiempo en digerir.

Especialmente si hace ejercicio regularmente, dormir es cuando sus músculos trabajan en la reconstrucción, y necesitan combustible para hacerlo de manera efectiva. Las almendras, al igual que los plátanos, también contienen magnesio y triptófano para ayudar a que su cuerpo se relaje y se duerma.


3. Miel

¿Alguna vez ha sentido que no puede dormir hasta que saborea algo dulce? Resulta que un poco de azúcar a la hora de acostarse realmente ayuda a su cerebro a utilizar el sueño de manera más efectiva.

Una cucharada de miel es una gran opción porque es un azúcar natural que permite que el triptófano ingrese al cerebro con facilidad, lo que a su vez estimula la liberación de melatonina y detiene la producción de orexina, que mantiene al cerebro alerta.

Solo debe tener cuidado de evitar ingerir más azúcar de lo que su cerebro necesita a la hora de acostarse ya que el exceso se convierte en grasa.


4. Avena

La avena es un hidrato de carbono que, cuando se digiere, aumenta los niveles de insulina en la sangre. Eso permite que el triptófano entre al cerebro y se convierta en serotonina.

Una pequeña taza de avena antes de acostarse puede desencadenar este proceso necesario, pero tenga en cuenta que si usted come mucha proteína junto con los carbohidratos, el proceso queda bloqueado. Si está siguiendo una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos y tiene problemas para dormir, esta puede ser la causa.

La avena también es rica en vitaminas y minerales, y toma algún tiempo para digerir, por lo que es una buena elección a la hora de dormir.


5. Fruta kiwi

El kiwi es ácido y dulce, por lo cual es una estrella para la gestión de los antojos. Contiene una buena cantidad de ácido fólico y potasio, así como vitaminas C y K.

Comer kiwi también puede ayudar a mantener la salud digestiva, reducir la inflamación y reducir el colesterol debido a un alto nivel de fibra y antioxidantes carotenoides. Y, por supuesto, los kiwis también liberan esa tan importante serotonina.

Estudios recientes revelaron que los participantes que comieron dos kiwis una hora antes de acostarse cada noche se durmieron un 42% más rápido que cuando no comieron nada antes de irse a la cama.

Entonces ahí lo tienes. Si tu cuerpo le dice que está hambriento antes de dormir, ¡escúchelo! Si tiene el hábito de comer un bocadillo antes de acostarse, también estará más preparado para tomar la decisión correcta.

Estar revolcandose y dando de vueltas en la cama durante una hora, solo para luego darse por vencido y comer la comida rápida grasosa que sobro del medio día, no le ayudará.

Pero un poco de combustible para el cerebro, como miel, fruta o un carbohidrato complejo, hace toda la diferencia en su capacidad no solo de apagarse y quedarse dormido, sino también de hacer un uso efectivo de su letargo y despertarse renovado.

 1  of  8

Related Articles

More On Du Ad Platform